Buscar en este blog

domingo, 4 de junio de 2017

Proyecto de escudo para la ciudad de Buenos Aires

Nicky Chiarello es una dibujante y pintora argentina, que en 1976 fue seleccionada para ocupar el cargo de dibujante oficial del Colegio Heráldico de la Argentina; en esas funciones trabajó junto al entonces Decano de Armas, Jorge de Zarazaga-Berenguer, y "tuvo a su cargo la confección de innumerables escudos de armas para reparticiones públicas y privadas, familias y distintos emblemas". Entre los más notorios, señala en su página, están el emblema del Instituto Nacional Sanmartiniano y el confeccionado para la fundación de monseñor Lefebvre.

En nuestro Blog nos hemos ocupado de algunas de sus obras, incluso en ocasiones sin saber que ella había sido la autora material de esos escudos:

Escudos de Suipacha, Carmen de Patagones y San Antonio de Areco,
pintados por Nicky Chiarello
En su página, Nicky Chiarello exhibe otros escudos, que seguramente sean objeto de nuestro interés en futuras entradas.

Un año atrás, nos pusimos en contacto con ella, quien amablemente no sólo respondió enseguida nuestro mensaje, sino que autorizó a que publicáramos este otro escudo, que también es de su autoría material.

Se trata, como reza el epígrafe, de un proyecto de escudo para la ciudad de Buenos Aires, más que interesante, porque integra los dos blasones porteños, el de Garay y el de Láriz, añadiendo algunos detalles significativos. Por ejemplo: las columnas de Hércules, que aluden al escudo de España, y en la parte inferior de los fustes incluyen los escudos de los dos fundadores, Mendoza y Garay; el nombre completo de la ciudad y el  título "Muy Noble y Muy Leal" otorgado a Buenos Aires por Felipe V   mediante Real Cédula de octubre de 1716; la corona mural, que identifica a las ciudades; un escusón con los colores patrios y el sol de la bandera, entre las torretas de esa corona mural; una espada acolada por detrás del timbre, que lleva además en la parte superior otro Espíritu Santo similar al del campo del escudo.


Por cierto, el escudo de Juan de Garay es,  por sí solo, suficientemente rico y representativo; el escudo de 1649, actualmente vigente, también es valioso.  Ambos son símbolos oficiales de la Ciudad de Buenos Aires; no estamos propugnando un cambio de escudo. Pero el proyecto presentado en 1978 es digno de especial consideración por integrar diversos elementos históricos y heráldicos.



Hemos estado confeccionando una versión en colores, aplicando sentido común y un poco de imaginación respecto de los esmaltes que debería tener este escudo.   Todavía no está terminada, pero hasta el momento luce así:


La doble presencia de la Paloma del Espíritu Santo nos mueve a publicar esta entrada el día de Pentecostés.

1 comentario:

  1. Que sorpresa encontrar este informe sobre mi trabajo! Muchas gracias por el reconocimiento.

    ResponderEliminar