Buscar en este blog

miércoles, 14 de junio de 2017

Escudo de monseñor Ubaldo Calabresi

Gracias al  Facebook de Enzo Parrino (creador de Araldica Vaticana) nos enteramos de que en el año 2013 fue publicado en Italia un libro de Massimiliano di Pastina, titulado en castellano "«...Uno de vosotros» - El arzobispo Ubaldo Calabresi (1924-2004) en el recuerdo de quienes lo han conocido". 

Vemos el afiche que anuncia la presentación del libro en Sezze, ciudad natal del arzobispo.



Y la portada del libro:


Calabresi  fue Nuncio Apostólico en nuestro país durante el más largo período que registra la historia de las relaciones entre la Santa Sede y la Argentina: en efecto, ejerció el cargo durante más de 19 años, entre enero de 1981 y marzo de 2000. 

Pese a lo que afirma el título del libro, Catholic Hierarchy ubica el nacimiento de Calabresi en 1925, igual que Wikipedia en inglés; pero curiosamente Wikipedia en italiano lo data en diciembre de 1924. Fue ordenado sacerdote en 1948. En 1969 fue promovido a Arzobispo Titular de Fondi (Título Arzobispal "pro illa vice"); recibió la ordenación episcopal el 28 de septiembre de ese año. Fue designado  Delegado Apostólico  y luego Pro Nuncio en Sudán; pasó como Nuncio a Venezuela en 1978 y en 1981 a la Argentina.



Calabresi presentó sus cartas credenciales pocos días antes del fin del "período presidencial" del Teniente General Videla;  a Videla le siguieron, durante el gobierno militar, Viola, Galtieri y Bignone; luego, ya en democracia, fueron presidentes Alfonsín y Menem -por dos mandatos-; finalmente en 2000, cuando Calabresi dejó la Argentina, gobernaba Fernando de la Rúa. La sola mención de los siete presidentes alcanza para tener una idea  de las dimensiones de la labor que le tocó a Calabresi. En ese largo período, además, el Papa vino dos veces a la Argentina, y se resolvió gracias a la mediación papal el conflicto del Beagle. "La presencia de monseñor Ubaldo Calabresi en la Argentina -dice Wikipedia en italiano- se ha caracterizado por la gestión de eventos tumultuosos y trágicos y por la capacidad de tejer, sin visibilidad clamorosa, la reparación de graves crisis, tanto de los aspectos internos como internacionales. Un papel particularmente complicada por la necesidad de la mediación con los responsables de las tragedias recientes en el país". Tras dejar la Argentina, volvió a Roma, donde murió el 14 de junio de 2004. Esta entrada le rinde homenaje en el aniversario de su muerte.

Vamos a su hermoso escudo episcopal, al que podemos acceder gracias a la portada del libro:


Un hermoso cortado, 1° de gules y una estrella de oro de ocho puntas, 2° ondeado en faja de oro y gules, con un ancla de sable puesta en banda. Con los ornamentos exteriores correspondientes. El lema dice "In fide et caritate", "En la fe y en la caridad".

No hay comentarios:

Publicar un comentario