Buscar en este blog

lunes, 5 de junio de 2017

Escudo de la provincia de Mendoza



Fotos muy antiguas (las tomé más de cinco años atrás) del escudo de la provincia de Mendoza en la Casa de Mendoza en Buenos Aires. 


El escudo de Mendoza es oval,   en la proporción de 22:17

"Cortado de azur-celeste y plata (blanco) trae en el segundo cuartel dos antebrazos humanos de carnación movientes de ambos flancos, que estrechan sus diestras en el centro sosteniendo una pica de madera de su color, que alza en el campo de azur un gorro de la libertad de gules, doblado en la parte inferior y con la punta caída a la diestra. En la punta del campo de plata (blanco) una cornucopia tendida con su vértice a la siniestra y su boca a la diestra, derramando los frutos de la tierra: un racimo de uvas con dos pámpanos y dos hojas y una espiga de trigo, y puestos de a pares a cada lado de la boca del cuerno cuatro claveles del cerro, todo de sus colores naturales. Por timbres, un sol meridiano, figurado, de oro, con diecisiete rayos, nueve flamígeros y ocho rectos, alternados. Completan el ornamento exterior dos ramos de laureles en forma de corona abierta y cruzados en la parte inferior, sujetos con moño de cinta de azur-celeste, plata (blanco) y azur celeste" (según el libro "Escudos provinciales de la Argentina", del Consejo Federal de Inversiones, edición 2011).

Versión de Wikipedia

Este escudo tiene su origen remoto en un blasón propio de la provincia surgido en 1819, que era de forma oval con un pámpano atravesado por una espiga de trigo, que simbolizaban las dos principales industrias la provincia en aquella época. A lo largo de los años subsiguientes el escudo sufrió diversos cambios. En 1834 la Sala de Representantes provincial dispuso usar las armas nacionales con la  inscripción "La gratitud de Mendoza al Señor General Rosas"; obviamente esto quedó sin efecto después de Caseros. 



A partir de 1854, al escudo de armas provincial se le adosaron trofeos de banderas, lanzas y cañones, que se conservaron hasta principios de 1861. Nuevamente, por Decreto-Ley de 1862, el escudo de armas nacional se volvió a utilizar como blasón de la provincia.


Versión del libro "Escudos provinciales de la Argentina",
del Consejo Federal de Inversiones

El escudo que Mendoza usa actualmente tuvo su origen en un sello del Ministerio de Gobierno empleado desde 1864, que mostraba un par de manos entrelazadas sosteniendo una pica con  el gorro frigio, y en la parte inferior  dos cuernos de abundancia, cruzados, con las cavidades hacia arriba, llenos de frutas y flores. 



Al no haber una  disposición legal que lo regulara, ese escudo era representado de diversas formas según la interpretación de quien lo dibujaba. Por ello,  para lograr la debida uniformidad, el gobierno mendocino elaboró un proyecto sobre la base de los estudios que al respecto habían realizado el señor Alejandro Lemos y la Junta de Estudios Históricos de Mendoza. 
De esos estudios surgía que la presencia de dos cuernos de la abundancia constituía un error, no formaba  parte de la tradición ni concordaba con la leyenda que, según la mitología, ha dado origen a tal símbolo. Un solo cuerno debía ser representado, y derramando uvas (en representación de la más vieja industria provincial) y claveles del cerro (que simbolizan la tradición local).  
Los demás elementos del escudo son similares a los del escudo patrio, pero los diecisiete rayos representan, en este caso,  los dieciséis departamentos más la Capital de la Provincia. 

El 25 de octubre de 1941, la Legislatura de Mendoza sancionó la Ley N° 1450, promulgada el día 30, cuyo artículo 1° hace la descripción del Escudo en la siguiente forma:

"Declárase escudo oficial de la Provincia de Mendoza el que a continuación se determina: Forma ovalado. Dividido por mitad en dos cuarteles: el superior de color azul y el inferior de color blanco. En el campo blanco y por debajo de la línea divisoria, dos brazos desnudos, cuyas manos diestras entrelazadas sostienen una pica que alza el gorro frigio de color de gules. En al campo blanco una cornucopia o cuerno de la abundancia tendido con su vértice hacia la derecha y su boca hacia la izquierda derramando los frutos de la tierra y claveles del cerro. El sol meridiano en lo alto del escudo tiene diez y siete rayos, flamígeros y rectos, alternados simétricamente. Dos ramas de laurel en guirnaldas se cruzan en la parte inferior del escudo atadas con un lazo celeste y blanco".

Versión de la página web del Consejo Federal de Inversiones

Una norma posterior, a fin de sistematizar y asegurar la reproducción del escudo, hizo una extensa reseña heráldica referida especialmente a las proporciones debidas de los escudos, en cuanto a longitud y latitud; al uso de los colores y sus nombres, así como al sistema de señalización gráfica para identificar esmaltes, ideado por el sacerdote jesuita Silvestre Pietra Santa. 
En esa norma se explica el reemplazo de las dos cornucopias, que figuraban en sellos antiguos, por un solo cuerno de la abundancia. En la parte dispositiva se aprueban los modelos del escudo en colores y en tinta, como así la guía reticular, de uso obligatorio,  que debe ser utilizada para efectuar la reproducción del escudo. También se determina que el color azul del campo superior será de tono celeste; que el gorro frigio presentará un doblez en su parte inferior; que  de los diez y siete rayos del sol, nueve serán flamígeros y ocho rectos, siendo flamígeros el primero y el último. Además, los frutos de la tierra que derrama el cuerno de la abundancia están representados por un racimo de uvas con dos pámpanos y dos hojas y una espiga de trigo, más cuatro claveles del aire dispuestos en dos pares a cada lado del cuerno;  finalmente,  los laureles se representan sin frutos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario