Buscar en este blog

sábado, 23 de julio de 2016

"Escudo Nacional en el edificio de las Obras Sanitarias de la Nación"

Otro sábado del año del bicentenario nos invita a compartir versiones de nuestro Escudo Nacional.

En el número 121 del Boletín del Instituto Argentino de Ciencias Genealógicas (correspondiente al mes de octubre de 1982) apareció un artículo que lleva como título el de esta entrada. Como hemos hecho en varios casos anteriores, y entendiendo prestar con ello un servicio a la causa de la Heráldica, lo hemos convertido de su formato original (mecanografiado, escaneado, convertido en pdf  y subido a la página del Instituto) para transformarlo en un documento de Word, y lo transcribimos a continuación. Añadimos algunas imágenes del edificio (el Palacio de Aguas Corrientes) y del escudo a que se refiere el autor; todas son fotografías tomadas por mí en diversos momentos de los últimos cuatro años.
El autor de la nota es el señor Félix Martín y Herrera.



"Escudo Nacional en el edificio de las Obras Sanitarias de la Nación"

"El imponente edificio central de la Administración de las Obras Sanitarias de la Nación, ubicado en la Avenida Córdoba  de esta Ciudad de Buenos Aires, entre las calles Riobamba y Ayacucho, se halla recubierto como sabemos, de una suerte de mayólica brillante y multicolor, otorgándole pintoresca traza. Toda ella trájose en numerados panes desde Europa, y aquí es armada  en 1887, fecha que aparece en guarismos arábigos sobre la portada principal, abierta sobre dicha Avenida.






Aplicados en  diferentes y equidistantes puntos del friso que circunvala la  mole arquitectónica, lucen policromados escudos provinciales  y otros emblemas, que algún día estudiaremos, y ya en la parte culminante del frontispicio, protegido por barroco templete enclavado en la mansarda pizarrosa, campea un blasón nacional de  algo más de un metro y medio de altura, asimismo moldeado en idéntica cerámica de viva gama, el que pasamos a describir.  






Ligeramente convexa, la ovalada insignia trae su ámbito "cortado" para la Heráldica, es decir, dividido en dos partes iguales por una línea horizontal, la superior de "azur" y la inferior  de "plata" (blanca en la especie). "Brochante sobre el todo" y puesta en "pal", o sea cruzando verticalmente la raya divisoria por su mitad, vemos la "vara recortada", que nosotros  consideramos siempre vero jeroglífico de la Justicia, la cual  soporta en su ápice, inserto en el punto central del cuartel alto, un gorro de "gules" (rojo), algo semejante al frigio, con  el frontal hacia diestra (esto es la izquierda del observador),  sin orejeras, con gran repliegue borlesco y base plana y muy alargada; siendo el tamaño de esta pieza del escudo, considerablemente mayor que el de casi todos los casos contemplados hasta hoy. En el cuartel inferior, nace de cada flanco un brazo  humano de "carnación" (color natural), uniéndose ambas manos —derecha o izquierda—  sin apretarse, apoyadas sobre la mitad final de la vara consabida, que concluye antes del borde de abajo. 



Al timbre, va un sol "figurado" (con rasgos humanos), de acusada convexidad, exhibiendo la mayor porción de su cara, vale  decir que la parte cubierta por la cúspide del óvalo es pequeña, resultando que el astro luce en casi todo su esplendor, pero muestra sólo unos quince o dieciséis rayos bien separados,  todos rectos y cónicos, apreciándose el colorido del conjunto  como amarillento, quizás "oro". Integra la ornamentación exterior, siguiendo el contorno oval, una heráldica "guirnalda" al  parecer de laurel, de "sinople" (verde), frutada en parte de  "gules", que forman dos ramas unidas en la base por un lazo de colores argentinos, estando los remates superiores muy separados, caso contrario, pues, al general, en que entrecrúzanse arriba o al menos se tocan, integrando así la figura denominada  "corona" en términos heráldicos.




La composición, toda perfectamente conservada, pese a su edad casi centenaria, trasunta belleza escultórica, viveza de  coloridos y firmeza en el diseño, conformando un caso interesante, alejado por cierto, de los que podríamos considerar clásicos  dentro de la cambiante arqueología de nuestro escudo nacional,  que venimos estudiando desde muchos años atrás, y acerca del  cual daremos un día la síntesis final con su corolario histórico-heráldico".  




Sirva como homenaje en el mes de la Independencia y en la semana en que se cumplió el aniversario de la creación oficial (el 18 de julio de 1912) de la empresa Obras Sanitarias de la Nación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada