Buscar en este blog

miércoles, 15 de abril de 2015

Escudo del papa Urbano III

En el Portal de Salta en la Red puede leerse un extenso estudio de Carlos G. Romero Sosa sobre la figura del  teniente Gregorio Victorio Romero y González, guerrero de la Independencia y de la campaña con el Brasil, y abuelo de monseñor José Gregorio Romero y Juárez, quinto Obispo de Salta, sobre el que volveremos mañana.

Nos interesa aquí subrayar una circunstancial referencia heráldica que aparece en ese extenso trabajo.

Al hacer referencia al apellido Romero,   "lleno de tradición histórica en Salta",  el autor observa que la rama genealógica instalada en Salta no es de origen español,  sino que "desciende de un hidalgo de Francia". 

"El apellido de la familia salteña que nos ocupa, trae su origen francés, de indudable estirpe: Romeur de la Croix, apellido que fue objeto de castellanización a la forma actual recién en el siglo XVIII, en la hidalga ciudad de Salta, por parte del fundador de la familia en esta comarca, Don François Romeur de la Croix et Sevigne, desposado con una descendienta de la casa de Saravia, retoño, en sus orígenes troncales, de la altiva sangre de España mezclada con la de una Ñusta Americana, hija de Tupac Yupanky".  En su testamento,  el prócer que hoy nos ocupa afirma ser    "hijo legítimo de Don Francisco Romeur de la Croix, natural de Unchat, en el Reino de Francia, y de Doña María del Tránsito González, de este vecindario". 

Añade luego el autor: "El apellido Romeur es una derivación toponímica. Antes de ser Romeur fue Romeri y tuvo origen en Roma (...). Un vecino fijó residencia en Roma. Tal vez fuera un descendiente de Galos o de Lombardos. El vecino procreó en Roma y sus hijos fueron conocidos por “Romeri”, es decir, “hijos de Roma”, apellido de origen topónimo que, poco a poco, varió en “Rómeri”. Es así como el apellido Romeur provendría de la Ciudad Eterna, en donde, como lo atestigua una vieja tradición familiar -recogida por Monseñor José Gregorio Romero y Juárez-, en el año de 1310 de la Era Cristiana, vale decir, en los albores del siglo XIV, habitó en las riberas tiberianas el hidalgo Franco Romeri, de la añeja familia de Cribelli que dio Sumos Pontífices al trono de San Pedro, familia ésta, cuyo escudo de armas -según el Doctor Niceto Alonso Perujo- “consistía en un puerco en una criba”, de donde proviene el nombre de Cribelli".

He aquí la referencia heráldica.  El Sumo Pontífice al que alude el autor es Urbano III,  que fue papa entre 1185 y 1187, cuyo nombre de nacimiento era Uberto (o  Umberto)  Crivelli. Este es el escudo pontificio de Urbano  III:



El escudo (cuartelado de gules y azur) tiene un solo mueble, a saber, una criba:


En la célebre profecía de San Malaquías,  el lema que corresponde a Urbano III es Sus in cribo,  que se traduce como "Un cerdo en una criba".  Explica Wikipedia que "las profecías de San Malaquías se refieren a este papa como Sus in cribo (El cerdo por la criba), cita que hace referencia a su apellido, (crivelli = "criba"), y a que en su escudo de armas aparece un cerdo". Y en otro lugar  afirma Wikipedia"Uberto Crivelli (crivelli = "criba") tenía un cerdo en su escudo de armas".  Pero,  como vemos, no aparece un cerdo, sino una criba. Hay otras variantes del escudo que añaden águilas y unicornios, pero no hemos visto cerdos o puercos.

Más precisa es la referencia que aparece en la edición de la revista El Hogar de octubre de 1958. Con ocasión de la muerte de Pío XII, publica una nota sobre la profecía de San Malaquías, con todos los lemas y su correspondiente explicación. Así reza la correspondiente a Urbano III:

Sus in cribro
Urbano III, 1185
En el escudo, una criba; de la familia Crivelli y las cribas son de piel de puerco


Gregorio Victorio Romero y González,  el prócer salteño a que hace referencia el estudio que mencionamos al comienzo (y de cuya muerte se cumple hoy un nuevo aniversario) nos ha llevado hasta la Roma de los papas.  Su nieto José Gregorio Romero  Juárez,  como dijimos, fue  Obispo de Salta,  y a él nos referiremos en la entrada de  mañana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario