Buscar en este blog

lunes, 9 de mayo de 2011

La corona de Nuestra Señora de Luján


En 1887,  el 8 de mayo cayó domingo, igual que este año.  Ese día -ayer se cumplieron 124 años-, recibió la Coronación Pontificia (la primera celebrada en América) la imagen de la "Pura y Limpia Concepción del Río Luján", venerada desde 1630 en nuestro país,  advocación que más tarde, en 1930, fue oficialmente declarada  Patrona de Argentina, Uruguay y Paraguay.

Recordando el aniversario de la coronación de Nuestra Señora de Luján,  hoy nos referiremos precisamente a  la corona que  luce la imagen de la Virgen.


Según el sitio oficial del Santuario Nacional de Nuestra Señora de Luján, la corona fue encargada por el padre Jorge María Salvaire -gran promotor del culto a la Virgen de Luján y de la construcción de la actual monumental basílica- a la casa Poussielgue Roussand,  en París, con las joyas que había donado, para tal fin,  el pueblo fiel argentino.

La corona es de estilo gótico florido, de oro y piedras preciosas, con forma de corona imperial. Pesa en total medio kilo, su diámetro mayor es de unos 13 centímetros, y su altura, hasta la cúspide de la cruz, es de 14 centímetros.


Fue bendecida personalmente por el papa León XIII el 30 de septiembre de 1886. La coronación fue presidida en nombre del Sumo Pontífice por el entonces Arzobispo de Buenos Aires, monseñor León Federico Aneiros, ante cerca de 40.000 personas.


Robada en septiembre de 1897,  la corona fue recuperada poco despúes. A monseñor Uladislao Castellano, que desde 1895 era Arzobispo de Buenos Aires tras la muerte de monseñor Aneiros,  le tocó volver a coronar a la Virgen, el 7 de noviembre de 1897.

Ahora bien, a los efectos de este Blog, lo que más interesa  son los escudos que adornan la corona. Citamos de la página oficial de la Basílica de Luján:  "La corona luce 8 escudos: los de Argentina, Uruguay, Paraguay, España, el del Papa Pío IX, quien siendo canónigo en 1824 visitara y diera misa en Luján, el de S.S. León XIII, que bendijera la corona en 1886 y los de Monseñor Aneiros, porteño y Mons. Castellano, cordobés, ya que ambos coronaron la imagen de la Virgen".  (Sin embargo, en la "Historia de Nuestra Señora de Luján - Su culto, su santuario y su pueblo", editada en 1932,  se afirma que la corona tiene "doce piezas esmaltadas", seis de ellas representando "cabezas de querubes",  mientras que  "los otros seis esmaltes (...)  representan diferentes escudos y van distribuídos en la venda de la diadema; son los de la República Argentina, Pío IX, León XIII, Arzobispo, España y República Oriental". Ignoramos si los otros dos escudos fueron añadidos con posterioridad).

Ateniéndonos a la primera lista de escudos, tenemos:

-Los escudos de Argentina, Uruguay y Paraguay,  los países "del Plata" de los que es Patrona la Virgen de Luján:

En la mayoría de las representaciones de la Virgen de Luján (por ejemplo en la estampa oficial que encabeza esta entrada) aparecen los tres escudos en la medialuna que hay al pie de la imagen. En algunas ocasiones falta el escudo paraguayo.
 
-El escudo de España, “en memoria de los dos siglos de protección, con que España distinguió a este venerable Santuario”, como se afirma, por ejemplo,  en el sitio de las peregrinaciones juveniles a Luján:
Archivo:Escudo de España 1874-1931.svg 
 
-El escudo del Papa Pío IX, quien en 1824, siendo canónigo, de paso para Chile, visitara y dijera Misa en Luján (estas armas se presentan en la soberbia versión de Marco Foppoli):
 


-El escudo de S.S. León XIII, quien bendijera la corona en 1886:  
-El escudo de  Mons. Aneiros, a quien le tocó coronar la imagen en 1887:
 
-El escudo de Mons. Castellano,  que exibe en su campo superior, justamente, la imagen de la Virgen de Luján.

En todos estos escudos se condensa el homenaje que los siglos,  la Patria y  la Iglesia que peregrina en la Argentina rinden a la Patrona de la Nación. Nos unimos a este homenaje.

3 comentarios:

  1. Alejandro:

    Excelente artículo, éste referido a la corona de la Virgen de Luján, que nos enseña una historia rica en tradición y veneración. ¡Felicitaciones por abrirnos otros aspectos del tesoro de la Heráldica!

    ResponderEliminar
  2. Luego del robo de la corona, en 1897, la Casa Gotuzzo y Costa de Buenos Aires, fue la encargada de repararla, ya que al momento de la recuperación había sido totalmente desmontada.
    Es allí que los orfebres rediseñan la corona, y al decir del Padre Salvaire, ésta había quedado "mejorada y con mejor gusto", agregándosele los escudos de la República del Paraguay y el de Mons. Castellano.-

    ResponderEliminar