Buscar en este blog

jueves, 15 de agosto de 2013

Fachadas: 25 de Mayo 2980, de Mar del Plata

Salve, Regina, Mater misericordiæ,
vita, dulcedo, et spes nostra, salve.
ad te clamamus exsules filii Hevæ,
ad te suspiramus, gementes et flentes
in hac lacrimarum valle.
Eia, ergo, advocata nostra, 
illos tuos misericordes oculos ad nos converte;
et Iesum, benedictum fructum ventris tui,
nobis post hoc exsilium ostende.
O clemens, O pia, O dulcis Virgo Maria.




La "Salve" es una de mis oraciones  preferidas. Es muy difícil superar la belleza de los "piropos" que en esa plegaria le dirigimos a la Madre de Dios: "Reina y Madre de misericordia", "vida, dulzura y esperanza nuestra", "Abogada nuestra", "clementísima", "piadosa", "dulce"...


Hoy es un día especialmente apropiado para rezar la "Salve",  pues celebramos la Solemnidad de la Asunción, que nos recuerda que María en el cielo es "Abogada nuestra" y no dejar de volver a nosotros, desde la gloria, sus "ojos misericordiosos".  

Por ello hemos elegido  compartir hoy un escudo que encontramos en el frente de un edificio ubicado en la calle 25 de Mayo 2980, de la ciudad de Mar del Plata, blasón que exhibe la palabra "Salve", en una barra, como único elemento.



¡Salve, María!

No hay comentarios:

Publicar un comentario