Buscar en este blog

viernes, 15 de junio de 2012

Escudo del cardenal Juan Carlos Aramburu

Hoy es la Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, y decidí hace tiempo dedicar este día a un escudo episcopal argentino que tuviera entre sus símbolos una imagen del Sacratísimo Corazón. No es que haya  muchos,  pero entre los que incluyen tal figura,  opté finalmente por el escudo del cardenal Juan Carlos Aramburu, teniendo en cuenta también que ayer se cumplieron 45 años de su designación como Arzobispo Coadjutor de Buenos Aires, y que se cumplió este año el centenario de su nacimiento.

Escudo correspondiente a la época de Aramburu como Arzobispo de Tucumán


Juan Carlos Aramburu nació el 11 de febrero de 1912 en la provincia de Córdoba, y fue ordenado sacerdote en 1934.  En 1946 fue designado Obispo Titular de Platea y Auxiliar de Tucumán: era el obispo más joven de la Argentina.  En 1953 fue promovido a Obispo de Tucumán, y pasó a ser su primer Arzobispo cuando la jurisdicción se convirtió en Arquidiócesis, en 1957. 

El 14 de junio de  1967, como se dijo, fue trasladado a Arzobispo Coadjutor de Buenos Aires. En 1975,  tras la renuncia por edad del  entonces Arzobispo, el cardenal Antonio Caggiano, pasó automáticamente a sucederlo en la Sede Primada de la Argentina.

En 1976 fue hecho Cardenal Presbítero del Título de San Juan Bautista de los Florentinos, en el mismo consistorio en que también recibió la púrpura el Siervo de Dios Eduardo Pironio.

Por algo más de quince años gobernó la Arquidiócesis porteña. Recién en 1990 se le aceptó la renuncia que había presentado en 1987 por superar el límite de edad  dispuesto en el Código de Derecho Canónico. 

Murió catorce años más tarde, en 2004.

Su escudo exhibe en campo de azur una cruz de plata plena que divide al campo en cuatro cuarteles. El primero exhibe un libro abierto y un cirio encendido, de plata. El segundo, el Corazón de Jesús, de gules. El tercero, un ancla, de plata. El cuarto, el monograma AM, de sable. A su vez, dos lanzas de sable se cruzan sobre el travesaño vertical de la cruz, en el cual, a la altura del travesaño horizontal, cuelga una corona de espinas también de sable. 

La cruz arzobispal está acolada en palo como es habitual; el galero de gules de quince borlas por lado indica la dignidad cardenalicia.

La banda flotante al pie lleva el lema "Adveniat Regnum tuum", "Que venga tu Reino", un fragmento del Padrenuestro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario