Buscar en este blog

martes, 22 de mayo de 2012

Escudo de la Infanta Isabel de Borbón




Entre el 18 de mayo y el 2 de junio de 1910, con ocasión de los festejos del Centenario de la Revolución de Mayo, Buenos Aires tuvo una visita destacadísima entre tantas figuras ilustres que se hicieron presentes en los festejos.

Hablamos de María Isabel Francisca de Asís Cristina Francisca de Paula Dominga de Borbón y Borbón, más sencillamente Isabel de Borbón, que en aquel momento era Infanta de España: la Infanta Isabel, "la Chata", como cariñosamente le decían en su país.

Estaba emparentada con una reina y dos reyes: era hija de Isabel II, hermana de Alfonso XII y tía de Alfonso XIII.  Fue dos veces Princesa de Asturias. 

En 1910 fue la representante oficial de la Corona española en los festejos del Centenario argentino.

"El viaje de la Infanta fue un hito de las relaciones hispano-americanas y de la propia historia de la Corona española. Con una larga experiencia en funciones públicas, por la cual se había ganado el apelativo de “el sostén de las instituciones”, Doña Isabel era el personaje más carismático de la monarquía y por ello supo ganarse el afecto de los argentinos de entonces y la memoria de los de hoy", leemos en el sitio "Monarquía Confidencial".

La Infanta Isabel con el Presidente Figueroa Alcorta


La Infanta participó de los festejos oficiales:  entre otras actividades, estuvo en Luján,  donde entregó una bandera enviada por la ciudad de Zaragoza;  asistió a una representación en el Teatro Odeón, a cargo de María Guerrero y Fernando Díaz de Mendoza (famosos propulsores, más tarde,  del Teatro Nacional Cervantes);  visitó el Hospital Español y presidió la colocación de la piedra fundamental del  monumento ofrecido "por España y sus hijos" a la  Argentina, que hoy llamamos popularmente "Monumento de los Españoles" (el cual, tras varias demoras, fue inaugurado 17 años después).

"La Carta Magna y las Cuatro Regiones Argentinas",
más conocido como "Monumento de los Españoles"

Pero además, la Infanta se ganó desde el primer momento la simpatía de los argentinos, que la aclamaban en cuanta ocasión podían verla.  Un cronista de entonces escribió en La Nación: “España no nos envía un gran título solamente: nos envía también una gran mujer (…). Ganó el corazón de la gente por su inteligencia, buen humor y tacto".  Esos dones y su  imponente aspecto  hicieron aflorar sentimientos de unidad entre argentinos y  españoles en lo que era, al fin y al cabo,  una celebración común. 




Al despedirla, en junio, el presidente Figueroa Alcorta dijo:  “De hoy en adelante, la infanta Isabel será para Argentina algo más que una princesa ilustre: será una verdadera amiga”.

En la Rural

Hace 102 años contamos con tan excelsa visita, y queremos  honrarla -porque este Blog se ocupa de Heráldica- mediante su escudo de armas.

Junto al Parque del Oeste en Madrid se yergue un conjunto escultórico en su memoria, en el paseo del pintor Eduardo Rosales, en el que pueden verse las armas de la Infanta:


que son las antiguas armas de los reyes de España, en campo oval,


con el añadido del collar de la Orden de Damas Nobles de la Reina María Luisa:





En Wikipedia pueden encontrarse las armas de la Infanta Isabel: "como Princesa de Asturias" 



y como "Infanta de España y viuda"


A las puertas de un nuevo 25 de Mayo (hoy se cumplen 202 años del Cabildo Abierto) y a 102 años de la visita de "la Chata", vaya este homenaje a su querida figura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario