Buscar en este blog

viernes, 29 de enero de 2016

Escudo del cardenal Mariano Rampolla de Tindaro

¿Cuál es el vínculo que une al cardenal Mariano Rampolla con la Argentina?  Sinceramente, no lo sabemos con precisión. Pero su nombre aparece en una enorme placa en la Catedral de Buenos Aires,  junto al altar del Santo Cristo, y entendemos que ello justifica que aparezca aquí su escudo cardenalicio.




Mariano Rampolla nació en Italia en 1843, fue ordenado presbítero en 1866 y accedió al episcopado en 1882. Fue designado ese mismo año Nuncio Apostólico en España. En 1887 fue hecho cardenal por León XIII,  quien lo nombró Secretario de Estado. Rampolla ejerció ese cargo hasta la muerte del Papa, en 1903; el Pontífice que resultó elegido en el cónclave, San Pío X, designó como Secretario de Estado a Rafael Merry del Val, que justamente había sido consagrado obispo por Rampolla en 1900. Rampolla ejerció después otros cargos en la Curia Romana.



Pero lo que más importa a los efectos de nuestra crónica es que, desde 1894, Rampolla fue Arcipreste de la Basílica de San Pedro en el Vaticano.  



Otro lejano vínculo une a Rampolla con la Argentina, y lo mencionamos de modo anecdótico:  en 1890, había conferido la consagración episcopal a Antonio Sabatucci, que fue Internuncio Apostólico en la Argentina desde 1900 hasta 1906.


Sin embargo, Rampolla fue algo más que un cardenal de Curia. En el cónclave de 1903 era el principal candidato a ser elegido Sumo Pontífice y de hecho ganó las primeras votaciones, hasta que se hizo valer el veto de «Su Majestad Apostólica Francisco José, Emperador de Austria y Rey de Hungría». Algunos soberanos católicos tenían el derecho de veto o "exclusión" en los cónclaves, que, sin embargo,  pese a que estaba todavía en vigencia, ya había caído en desuso y era anacrónico en 1903. 



Tras el veto,  comenzó a surgir la figura del Patriarca de Venecia, el cardenal Sarto, que hasta ese momento estaba en un segundo plano y se resistía a  ser votado para un cargo para el que -decía- no estaba capacitado y que jamás aceptaría.  

En los siguientes escrutinios el número de votos para Sarto creció; él, de todos modos, seguía suplicando a los miembros del Sacro Colegio que no lo votaran. Algunos cardenales -entre ellos el célebre cardenal Ferrari, hoy beato- intentaron convencerlo, sin éxito. Pero otro cardenal, Francisco Satolli, al encontrarse  con Sarto mientras salía de su celda, le reprochó: «Su Eminencia quiere resistirse a la voluntad de Dios manifestada tan abiertamente por el Sagrado Colegio…».  Entonces el cardenal Sarto por fin se dio por vencido, diciendo:  «Hágase la voluntad de Dios».  Dos votaciones más, y José Sarto fue elegido Sumo Pontífice; tomó el nombre de Pío X... y fue un santo.


Nos hemos ido de tema, pero hace falta hacer un apartado más: ¿por qué fue vetado Rampolla? Circulan versiones acerca de su filiación masónica y su pertenencia a la Orden del Templo del Oriente; también pudo deberse a cuestiones políticas. No es el lugar para avanzar sobre estas cuestiones.


Hemos visto varias versiones del escudo de Rampolla.  En las primeras, se advierte que se trata del blasón familiar:  los Rampolla eran una noble familia de Sicilia.  Al ser nombrado obispo,  Rampolla seguramente habrá tomado su escudo personal y le habrá agregado los ornamentos exteriores propios de la condición episcopal.  Aquí hemos visto y seguimos viendo la versión cardenalicia (galero de gules de quince borlas por lado, cruz de doble travesaño), más la Cruz de la Orden de Malta acolada al escudo.



De azur, una vara de oro terminada en una flor de lis en su extremo superior, acostada de dos leones rampantes de oro, enfrentados, coronados de lo mismo. Los ornamentos cardenalicios ya descriptos. Lleva acolada la Cruz de la Orden de Malta. No tiene lema episcopal.




Como hoy es el aniversario de la Dedicación de la Catedral de Buenos Aires, publicamos esta entrada referente al cardenal italiano presente de modo tan visible y destacado en ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario