Buscar en este blog

lunes, 16 de enero de 2012

Ciudades Hermanas (nota 5 de 25)

En nuestro recorrido alfabético por las ciudades hermanas de la Reina del Plata,  pisamos América por primera vez.  Los escudos de dos ciudades americanas ofrecen el contenido de la entrada de hoy.

05/32) BOGOTÁ

Fundada "de facto" en 1538 y jurídicamente al año siguiente, Bogotá tiene estatus de ciudad desde 1542 y está hermanada con Buenos Aires desde 1986.



Su escudo le fue conferido por el Rey Carlos V mediante Real Cédula dada en Valladolid el  el 3 de diciembre de 1548:  "...por la presente hacemos mereced e queremos e mandamos que agora e aquí en adelante la dicha provincia del dicho Nuevo Reino de Granada e ciudade e villas della hayan e tengan por sus armas conocidas un escudo que en el medio del haya un águila negra rampante entera coronada de oro que en cada mano tenga una granada colorada en campo de oro y por orla unos ramos con granadas de oro en campo azul según va pintado e figurado".

La versión que vemos abajo es la actualmente usada en forma oficial por la Alcaldía Mayor de Bogotá,  que -enhorabuena- ha emanado numerosas y rigurosas precisiones respecto del uso de este escudo, como puede verse aquí.





Naturalmente, las granadas hacen referencia al nombre de  Nueva Granada,  antigua denominación de Colombia.


06/32) BRASILIA

De una ciudad cercana al medio milenio de vida pasamos a una que apenas supera el medio siglo: Brasilia, la capital de Brasil.



Su escudo se aparta de los cánones  clásicos de la Heráldica y adopta una forma curiosa, inspirada en el diseño de las columnas del Palacio de la Alborada, residencia oficial del Presidente del Brasil.




El escudo  está partido en oro y sinople -los colores nacionales del Brasil- con el centro de plata. En esa parte central carga un escudete en campo de sinople, en cuyo centro destaca una "Cruz de Brasilia" y  con una corona mural de oro. Debajo se halla la divisa "Venturis Ventis", que significa «A los vientos venideros».

No hay comentarios:

Publicar un comentario