Buscar en este blog

Cargando...

sábado, 20 de septiembre de 2014

"El blasón de los Azopardo"

El título de esta entrada es el mismo de un artículo de Félix F. Martín y Herrera, publicado en  el número 48 del boletín del Instituto Argentino de Ciencias Genealógicas, edición correspondiente al mes de octubre de 1974.

Como hemos explicado varias veces, la publicación, que puede descargarse libremente del sitio del Instituto, consiste en hojas mecanografiadas y escaneadas, con escasas ilustraciones, que cuando aparecen son  siempre en blanco y negro.

También hemos dicho ya en otras ocasiones que creemos prestar  un humilde servicio a la causa de la Heráldica al transcribir algunos de los artículos de ese boletín,  como hemos hecho con otros de la misma publicación, añadiéndoles, en la medida en que hemos podido, algunas imágenes que lo ilustren y muestren visualmente lo allí descripto.  Eso es lo que haremos hoy. 

Hemos elegido la fecha por celebrarse mañana el cincuentenario de la independencia de Malta, tierra natal de Juan Bautista Azopardo. A ese prócer argentino se refiere indirectamente la nota que hoy publicamos, ya que en la bibliografía consultada aparece "Algunos antecedentes sobre Juan Bautista Azopardo, Antiguo Teniente de San Juan de Malta, Oficial de Francia y Coronel de Marina de las Provincias Unidas del Río de la Plata (Apuntes para su Biografía)", por Carlos Tomás de Pereira Lahitte, artículo publicado en "Bouchard - Órgano del Instituto Bouchard de Estudio- Históricos Navales" (Bs. Aires, 1961,  págs. 19/26).

Las imágenes que intercalamos son obtenidas de la Red y en algunos casos mejoradas o corregidas digitalmente por nosotros.


"(…) Consta uniformemente en los armoriales, que los Azopardo de la Isla de Malta, traían por armas:  “En campo de azur, un árbol de su color natural, superado por estrella de plata de cinco puntas, y empinante al tronco, un leopardo de oro”. Ya de por sí, la composición y muebles de este emblema son evocativos de itálica usanza, corroborada  tal oriundez por la versión general de los historiadores.




Por otra parte, se sabe que una rama pasó a Valencia, donde se radica, ostentando sus miembros el descripto escudo, y según algunos autores, entre ellos Piferrer y Vidal, hubo otra familia así apellidada, que moró en las montañas de Burgos, suponiendo que vinieron también del solar maltés.

Respecto a esos Azopardo burgaleses, cabe señalar que llevan muy diferentes armerías, compuestas así: "Partido: En el I, de plata, con un árbol de sinople, sumado por un pájaro de sable; y en el II) de gules, un águila de color natural, coronada de oro y acostada por dos hachas encendidas y llevando otra de igual laya sobre el pecho".


Del análisis heráldico de este blasón, se desprende, que el primer cuartel corresponde nada menos que al linaje de "Azo", y en cambio el segundo es relativo a una rama de la familia "Pardo de la Casta", derivados de vieja alcurnia aragonesa, toda vez que solo existen leves  distingos entre los escudos, ya que éstos últimos ostentan, en campo de oro, el águila de sable coronada, acompañada en punta por tres tizones de sinople encendidos de gules, el del centro brochante sobre la parte inferior del águila.


De los expuestos confrontes heráldicos, surge claridad suficiente para descartar la pretendida conexión que existiría entre los Azopardo malteses y sus derivados valencianos, por un lado, y los burgaleses por otro, la cual se ha sostenido erróneamente por ciertos tratadistas, guiados solamente por la homonimia, y sin reparar en que el blasón de los Azopardo de las montañas de Burgos, nace precisamente de la conjunción de las estirpes de "Azo" y de "Pardo", ambas de vetusta cepa hispánica.

Posiblemente, algún copista de pretéritos pergaminos, al trasladar la descripción heráldica aludida a nueva foja, no usó del rigor paleográfico indispensable y puso todo unido "Azopardo" en vez de "Azo-Pardo", repitiéndose la equivocación a través de los tiempos".

Terminamos esta nota con el elegante escudo de Senglea (o Senglia), la población en la que nació Juan Bautista Azopardo.


viernes, 19 de septiembre de 2014

Escudo del Club Social y Deportivo "El tábano"



Hoy cumple años el Club Social y Deportivo "El Tábano", ubicado en Naón 3029, en el barrio de Coghlan.

Su nombre -propuesto por uno de los fundadores del club, Galileo Socci-, está inspirado en la célebre frase de Sócrates que Platón recoge en la "Apología": "Si me condenáis a muerte, no encontraréis fácilmente, aunque sea un tanto ridículo decirlo, a otro semejante colocado en la ciudad por el dios del mismo modo que, junto a un caballo grande y noble pero un poco lento por su tamaño, y que necesita ser aguijoneado por una especie de tábano, según creo, el dios me ha colocado junto a la ciudad para una función semejante, y como tal, despertándoos, persuadiéndoos y reprochándoos uno a uno, no cesaré durante todo el día de posarme en todas partes".

El nombre del club se hace presente también en el escudo, que por ello podemos calificar de "parlante": terciado en palo , 1° y 3° de gules y 2° de plata, y sobre el todo un tábano de sable.



Las imágenes, tomadas de la Red, muestran el escudo social.




Pero la última foto de esta entrada es especial: pertenece al joven y excelente fotógrafo Alejandro Damadian, con quien me une un cierto parentesco, pues su abuela es prima hermana de mi padre.



Aquí puede encontrarse la interesante historia de este club barrial.

jueves, 18 de septiembre de 2014

"La 'Argentina' en el Pacífico"

En el tomo VI del Boletín del Centro Naval, correspondiente al año 1888, encontramos un artículo firmado por "M.B." que se refiere al viaje del Buque Escuela "La Argentina". La nota se titula "La 'Argentina'en el Pacífico" y relata las vicisitudes de esa travesía.




El buque había zarpado en noviembre de 1887 ante la presencia del entonces Presidente de la Nación, Dr. Juárez Celman; tras avanzar hacia el sur en busca del Estrecho de Magallanes, llegó al final del año a Talcahuano, donde la tripulación fue agasajada muy cordialmente. Y entonces señala el cronista:

"No nos era posible demorarnos por más tiempo en Talcahuano y era necesario que tratáramos de retribuir de alguna manera, y en la esfera de nuestras fuerzas, tanta amabilidad, tanta finura y tantas distinciones de que habíamos sido objeto; perplejos nos encontrábamos para hacerlo; pues en un buque tan pequeño como la «Argentina» y por lo mismo tan poco adecuado para fiestas, no se pueden hacer muchas proezas; pero algo teníamos que hacer y nos decidimos, en consecuencia, a ofrecer un almuerzo general el 10 de Enero a las 11h 30m a. m.




Adornamos nuestro buque de la manera más conveniente, colocando altas cenefas a las bandas, desde la altura de la lumbrera de la máquina, dando vuelta por la popa, se adornaron con banderas las amuradas, y en los toldos, que se habían levantado, se formó un cielo de banderas, colocando en su centro una gran estrella plateada de dos metros de diámetro y rodeada de guirnaldas de flores y palmas; desde la estrella partían grandes rayos formando los colores chilenos y argentinos alternados que iban a morir a las bandas, produciendo bastante buen efecto. 





En la popa habíamos formado un pequeño escudo de armas, que ostentaba en su centro una linda estrella, debida al buen gusto artístico del Teniente de fragata Díaz, formada de distintas armas, y que adornada de flores quedaba bastante bien.

En el palo mayor, que estaba envuelto en toda la parte que quedaba debajo del cielo de banderas, con los colores chilenos, se colocó otro pequeño escudo de armas y en su parte superior los escudos chileno y argentino, adornados con banderas".




Es interesante: los tripulantes de "La Argentina", puestos a rendir homenaje de agradecimiento  a sus anfitriones chilenos, no encuentran mejor manera de hacerlo que a través de la Heráldica. No sabemos en qué consistían y cómo eran los escudos a que alude la crónica; hemos ilustrado la nota con una composición aproximadamente semejante a la descripta, y con un detalle del Monumento a Mariano Moreno, en Plaza Lorea, en que se ven juntos los escudos argentino y chileno (foto que tomé en julio de 2012) . Pero es indudable que los marinos hicieron bien en elegir la Heráldica para cumplir su propósito.

Cerramos esta entrada, en este día del aniversario del primer grito de independencia de Chile, con una versión del escudo del país trasandino ("una gran estrella plateada"... "los colores chilenos"),  sin sus ornamentos exteriores.



miércoles, 17 de septiembre de 2014

Escudo de San Bernardino (Paraguay)



Ayer nos referimos a una confitería tradicional de San Bernardino, en el Paraguay, y por ello parece  justo que hoy nos ocupemos del escudo de esa localidad. 

Hay que mencionar,  para una recta comprensión del emblema, que la ciudad de San Bernardino fue fundada por colonos alemanes el 24 de agosto de 1881, durante el Gobierno del General Bernardino Caballero.


En la página oficial de la Municipalidad de San Bernardino está explicado el escudo -con algunas ambigüedades, lagunas y errores- en los siguientes términos:
"El emblema del municipio lo constituye una bandera blanca con el escudo en el centro y fue aprobado por Ordenanza Nº 57 del 18 de julio de 1979. 

El diseño fue realizado por el dibujante paraguayo Porfirio Bustos 

El emblema está dividido en cuatro partes o cuarteles: los cuarteles 1 y 3 están situados en la parte de arriba, y los cuarteles 2 y 4 en la de abajo. 

Significado de los cuarteles: 

Cuartel 1: Aparecen dibujadas dos banderas: la de Paraguay y la de Alemania. Estas banderas simbolizan el origen del pueblo, con características y definiciones propias; la unión de dos razas: la paraguaya y la alemana y su posterior multiplicación. 



Cuartel 2: Están dibujadas dos manos que se estrechan sobre un fondo o cielo azul. Esto significa la unión de sus hijos bajo el cielo azul que los cobija. 

Cuartel 3: Esta dibujado un paisaje turístico, un velero en el lago y un paisaje serrano al fondo, con una puesta de sol. El paisaje representa la excelencia que ofrece para el turismo, que constituye su principal atracción. 

Cuartel 4: Aparece la imagen de la Virgen Nuestra Señora de la Asunción, Patrona de la ciudad de San Bernardino y depositaria de la fe de sus habitantes".
Tomé las fotos durante una visita a la localidad de San Bernardino, hace unos años; la última imagen es del sitio web municipal.

martes, 16 de septiembre de 2014

Panadería y Confitería "Alemana"

No es un escudo en sentido estricto, pero conserva cierto estilo y las formas de un blasón heráldico. Sobre todo por el animal fantástico que hace de soporte.


Se trata del símbolo que identifica a la panadería y confitería "Alemana" (o "Alemana 1"), ubicada en la localidad de San Bernardino, en la República del Paraguay. Las fotos son de enero de 2013.

lunes, 15 de septiembre de 2014

Escudo del Instituto La Salette



Las dos fotos que anteceden, tomadas por nuestro amigo Fernando de Urquiza en 2012, muestran el escudo del Instituto La Salette, ubicado en Roque Pérez 4334.

En el sitio web del colegio no hay información acerca del escudo, pero sí hay un lema, que indudablemente guarda relación con el emblema: "Con la llama encendida para un Mundo mejor...".



Dado que en La Salette la Virgen se manifestó llorando, hemos elegido la fecha de hoy -memoria litúrgica de Nuestra Señora de los Dolores- para esta sencilla entrada.

sábado, 13 de septiembre de 2014

Basílica de Nuestra Señora del Socorro

La Basílica de Nuestra Señora del Socorro es el primer templo porteño en haber sido elevado a la dignidad basilical. Lo fue en 1898.

No nos consta que tenga un escudo, como correspondería a esa condición,  pero sí podemos compartir imágenes de algunos de sus vitrales, en los que se ven los símbolos basilicales, es decir, el pabellón y el tintinnabulum.



Ambos símbolos acompañan a la Virgen del Socorro, como en estas primeras fotografías, y en otro vitral al Señor del Milagro, especialmente venerado en el templo, como explicamos en la entrada del 13 de septiembre de 2012.




Naturalmente, elegimos adrede la misma fecha (aniversario de la coronación del Señor del Milagro) para publicar esta entrada, cuyas fotos tomé el 28 de noviembre de 2011.