Buscar en este blog

Cargando...

jueves, 18 de diciembre de 2014

Escudo de monseñor Marcelo Daniel Colombo

Marcelo Daniel Colombo nació en Buenos Aires en 1961 y fue ordenado sacerdote en 1988 en Quilmes por monseñor Jorge Novak.  Fue elegido Obispo de Orán en 2009 por el papa Benedicto XVI y recibió la ordenación episcopal en Quilmes el 8 de agosto de ese año, para tomar posesión de su sede dos semanas más tarde. En 2013 el papa Francisco I lo  trasladó como Obispo de La Rioja.

Este es su escudo episcopal.



En la página web de la Diócesis de la Rioja se señala: "Desde hace ya siglos es costumbre que los obispos católicos tengan un escudo o blasón, el cual constituye fundamentalmente una profesión de fe, un proyecto ministerial y una manifestación de la propia identidad cristiana. Así, al iniciar su ministerio episcopal, el Padre Obispo Marcelo Colombo, a través de figuras y colores, quiere expresar algunos rasgos de su identidad y sus propósitos en el ministerio que le es confiado".

Sigue una descripción y explicación del blasón episcopal, que transcribimos a continuación:

"En el centro, sobre un fondo azul celeste, se alza la cruz de Cristo. El azul celeste evoca un cielo claro y límpido, en señal de la resurrección. El Obispo, en efecto, está llamado a ser signo viviente del buen Pastor crucificado y resucitado, dador de Vida (cf. Jn 10; Lumen Gentium, 27). Sucesor en el ministerio apostólico, puede decir con san Pablo: «Nosotros no nos predicamos a nosotros mismos, sino a Cristo Jesús, el Señor, y nosotros no somos más que servidores de ustedes por amor de Jesús» (cf. 2Cor 4; Christus Dominus, 16).

Estrechamente unido a la cruz, aparece un signo del Espíritu. Es el Espíritu que descendió sobre Jesús visiblemente en forma de paloma (Mc 1,9-11), y lo ungió como Siervo para anunciar la Buena Noticia a los pobres (Lc 4,16-21; cf. Is 61,1-3). 

Don pascual de Cristo (cf. Jn 19,30 y 20,22), es el mismo Espíritu que anima a la Iglesia (cf. Hch 2,2; Lumen Gentium,4) y sostiene a quienes son especialmente llamados para reunir y servir al pueblo de Dios (2Tim 1,6-7; cf. Lumen Gentium, 21; Christus Dominus, 2). A este mismo Espíritu, se confía ahora el Padre Marcelo en su nueva misión pastoral. 

A su vez, la paloma —junto con las resonancias bíblicas que la hacen símbolo del Espíritu— se identifica con la etimología y el origen del apellido del nuevo Obispo. De este modo, el Padre Obispo Marcelo desea expresar su gratitud hacia las generaciones pasadas que le transmitieron la vida, lo acompañaron y acompañan a lo largo de su camino, y lo invitaron a la fe.

Junto a la cruz, en el clarear del cielo, aparece una estrella: signo de María, la Madre de Dios. Discreta, al pie de la cruz, luminosa: así es la presencia mariana en la fe de nuestros pueblos. Tiene la discreción de quien está silenciosamente presente en el caminar cotidiano; está hoy junto a los que sufren, como antes estuvo junto a la cruz del Hijo; y es señal luminosa de esperanza en el camino del pueblo de Dios (cf. Lumen Gentium, 68).

Abajo, con el color marrón tan característicos de sus aguas, el Río de la Plata habla del origen del Padre Obispo Marcelo: su Buenos Aires natal, la Diócesis de Quilmes en la que fue llamado al ministerio pastoral. Río representado con cuatro trayectorias de agua, en distintas tonalidades, habla también de los cuatro cauces de identidad de la Iglesia que peregrina en Quilmes: la opción preferencial por los pobres, la misión evangelizadora, la defensa de los derechos humanos y el compromiso con la unidad de los cristianos. Así como los cauces de agua llegan a formar la base misma del escudo, así también estos cuatro rasgos han signado y madurado la vocación ministerial del ahora Obispo de Orán.

Y entonces, como sosteniéndolo todo, se abre el Libro de la Palabra de Dios: Palabra hecha carne que vino a habitar entre nosotros; Palabra viva que es la Verdad sobre el ser humano y la historia; Palabra siempre nueva, que la comunidad cristiana proclama, celebra y testimonia desde el tiempo de los Apóstoles hasta nuestros días.

El lema, tomado de la oración que Jesús dirige a Dios Padre llegada la Hora de su entrega, subraya este mismo aspecto: «Conságralos en la verdad: tu palabra es verdad» (Jn 17,17). El primer Obispo de Quilmes, Jorge Novak, dedicó a estas palabras del Evangelio en su última meditación, como un legado de caridad pastoral y visión de futuro para el caminar de la Iglesia. Con estas mismas palabras, el Padre Obispo Marcelo Colombo quiere expresar el propósito de su ministerio pastoral: ser ante todo un servidor de la Buena Noticia, que libera la Verdad más honda del ser humano, en el seno de una Iglesia totalmente al servicio de la Palabra (cf. Lumen Gentium, 25; Christus Dominus, 12; Puebla, 687)".

El curioso escudo episcopal tiene un báculo pastoral acolado en palo, pero carece de otros ornamentos exteriores.

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Escudo de la Base Esperanza

Según la información oficial publicada en el sitio web de la Dirección Nacional del Antártico (consultado en junio de 2013), la Argentina  cuenta en la actualidad con seis bases de actividad permanente en el Sector Antártico Argentino. Ellas son: la Base Órcadas, la Base Marambio, la Base  Carlini, la Base Esperanza, la Base San Martín y la Base Belgrano II, además de siete bases de actividad temporaria.


La más antigua es la Base Órcadas,  en funcionamiento desde 1904. La Argentina, como sabemos, fue el primer país del mundo en tener presencia permanente en la Antártida; durante 40 años, además, fue el único.


De las bases permanentes, la Base Esperanza fue la tercera en orden cronológico. Hoy se cumplen 62 años de su inauguración.


Se halla ubicada en los 63º 24’ de Latitud Sur  y 57º 00’ de Longitud Oeste, en el extremo norte de la Península Trinidad, Bahía Esperanza, sobre el Estrecho Antarctic. 

Es la única base argentina en la que viven familias;  también es la única que tiene una escuela. En ella vio la luz la primera persona nacida en el continente antártico.



Fue fundada el 17 de diciembre de 1952 por el Coronel del Ejército Argentino Jorge E. Leal. Desde entonces es operada en forma ininterrumpida.




En diferentes versiones halladas en la Red, venimos viendo su escudo.





Se trata de un cortado y medio partido.



El primer campo genera dos dudas. Ante todo, por su esmalte gris.  Y en segundo lugar, por el símbolo que carga: según el sitio del señor Van Megroot es "un magnetómetro de su color y sable". Pero a simple vista parece tratarse de un sable con el filo hacia arriba y un sol brochante...



En el segundo campo, de gules, un hipocampo de su color.

En el tercero,  de plata, en la parte superior a diestra, tres picos con sus cumbres nevadas;  a siniestra la constelación de la Cruz del Sur; la parte inferior del escudo es de azur, separada del resto por una línea ondeada de sable, representando el mar.




En el centro un escusón con la imagen del escudo del Comando Antártico del Ejército.


Al timbre una corona de oro, almenada, con tres almenas a la vista,  las externas con un banderín. 

Por debajo una cinta de oro con el lema "Permanens actio et sacrificium".  En algunas versiones aparece un texto en castellano: "Permanencia, un acto de sacrificio".



El escudo se ubica generalmente sobre una suerte de cartela circular de plata, como hemos visto en alguna de las imágenes.


martes, 16 de diciembre de 2014

Escudo del Club Atlético Fénix


La foto que abre esta entrada, y la que sigue a este párrafo, fueron tomadas por mí en julio de 2012 en el frente de la sede histórica del Club Fénix, sobre la calle Concepción Arenal.


Leemos en Wikipedia:
"El club fue fundado el 25 de abril de 1948 con el nombre Club Atlético, Social y Deportivo Fénix, en el bar de Guillermo García ubicado en Palermo, por un grupo de jóvenes que competían en torneos de fútbol de la zona. El nombre proviene de la siguiente anécdota. El bar al que concurrían los jóvenes sufrió un furioso incendio en el invierno de 1947 que dejó al mismo en ruinas. Sin embargo, el bar volvió a abrir sus puertas en la siguiente primavera, renanciendo así de entre sus cenizas, como el ave Fénix. En 1955 consiguió en concesión un terreno en la manzana entre las calles Conde, Concepción Arenal, Zapiola y Benjamín Matienzo, en Colegiales, donde construyó la sede y su primera cancha".
Su actual estadio está ubicado en Pilar.

El escudo es muy sencillo -verguetado de plata y sable- pero cobra especial interés por el ave que parece posarse sobre el mismo.



lunes, 15 de diciembre de 2014

Fachadas: Mendoza y Burela


Mendoza 5697, esquina Burela.







Diversos motivos heráldicos de gran belleza en la casona ubicada allí. Ya habíamos mostrado fotos de esta esquina, no tomadas por mí,  en junio de este año.



Pero estas son fotos que tomé en octubre de 2012.

sábado, 13 de diciembre de 2014

Fachadas: Quesada 2315

Hace exactamente un año, el 13 de diciembre de 2013, después de una cena con amigos, pasé casualmente por la bella casona ubicada en Quesada 2315 y aproveché para tomar las fotos que comparto hoy.




Un elegante escudo sobre la puerta..



...y dos escudos más, uno en cada ventana:




En la foto que sigue vemos el vitral de la izquierda en una imagen más cercana.


viernes, 12 de diciembre de 2014

Primado de América

Siempre me pareció interesante y curiosa la institución católica de los Primados:  se trata de un título meramente honorífico o simbólico, desprovisto de toda jurisdicción, que en muchos países se concede al Arzobispo de la Sede más importante o más antigua de cada nación.

Así, por ejemplo, el Arzobispo de Buenos Aires es el Primado de la Argentina; el Arzobispo de Toledo es el Primado de España (aunque este título es disputado por otras sedes); el Arzobispo de Salzburgo es el "Primus Germaniae", Primado de Alemania/Austria...

También hay una Sede Primada de América, y en consecuencia un Primado de América. 

En el día en que honramos a Nuestra Señora de Guadalupe, "Emperatriz de todas las Américas" (1),   nos referiremos a la Heráldica vinculada con esa Sede y con ese Arzobispo.




La Arquidiócesis de Santo Domingo, que fue  "la primera sede arzobispal en América" (2) , es la Sede Primada del continente.




La diócesis fue creada el 8 de agosto de 1511. Ese mismo día fueron erigidas las diócesis de Concepción de la Vega (también en la actual República Dominicana), actualmente suprimida, y de San Juan de Puerto Rico.  Santo Domingo fue elevada a Arquidiócesis en 1546.

El escudo arquidiocesano es el mismo escudo de la ciudad de Santo Domingo, quitada la corona que lo timbra y con el agregado de una cruz arzobispal acolada en palo y el nombre, en latín, de la jurisdicción eclesiástica, en una banda al pie.




El escudo de la ciudad de Santo Domingo:  En campo de gules, una llave de azur, flanqueada de dos leones de oro, surmontado todo de una corona también de oro, con bordura jironada de plata y sable con la cruz de Santo Domingo contracargada de sable y plata. 




Al Arzobispo de Santo Domingo le corresponde el título de Primado de América "de acuerdo con la Bula de Pío VII Divinis praeceptis del 28 de noviembre de 1816, y ratificado por el Corcordato entre la Santa Sede y República Dominicana del 16 de junio de 1954", según informa Wikipedia. Actualmente el cargo de Arzobispo de Santo Domingo es  ejercido por el cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez, cuyo escudo vemos a continuación:



Cortado y medio partido, 1° de sinople, una paloma exployada de plata; 2° las armas de Santo Domingo; 3° de azur, una M de plata entrelazada de una rosa de gules con tallo de sinople. Cruz arzobispal y galero cardenalicio. El lema es "Fortes in fide", "Fuertes en la fe".





Que nadie se engañe pensando que traicionamos el propósito de este Blog al mostrar escudos que no corresponden a la Heráldica "en la Argentina". Porque si la Virgen de Guadalupe es "Patrona de todas las Américas" (3), y si el Arzobispo de Santo Domingo es Primado de todo el continente, entonces los argentinos somos abarcados por esa protección y estamos incluidos en esa jurisdicción. 

Que la Virgen de Guadalupe, "Madre de las Américas" (4) nos haga también a nosotros "fuertes en la fe"  y en la fidelidad a Cristo, el Señor.

----------
(1) Decreto de la Sagrada Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los sacramentos concerniente a la celebración de la Fiesta de la Bienaventurada Virgen María de Guadalupe en todo el continente americano, el día 12 de diciembre de cada año 
(2) San Juan Pablo II, Saludo al Episcopado y a los fieles en la Catedral de Santo Domingo, 25 de enero de 1979
(3) Decreto de la Sagrada Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los sacramentos concerniente a la celebración de la Fiesta de la Bienaventurada Virgen María de Guadalupe en todo el continente americano, el día 12 de diciembre de cada año 
(4) San Juan Pablo II, Oración a la Virgen de Guadalupe (México, 1979)

jueves, 11 de diciembre de 2014

Fachadas: Alvear 1693

La dirección del título corresponde a la puerta principal del Palacio Maguirre, una soberbia residencia en la zona de Recoleta; pero en realidad las fotos corresponden a dos de sus frentes.










En las fotos (que tomé en octubre de 2013) vemos detalles de inspiración heráldica -escudos y yelmos- que aparecen entre los motivos decorativos exteriores de este hermoso palacio.



El Palacio Maguirre, de estilo tardo-victoriano, sobresale entre otras mansiones de la zona, no sólo por su originalidad y extensión, sino también porque es la única propiedad de entre ellas que todavía funciona como residencia personal: vive allí la hija del matrimonio Duhau-Maguirre. El Palacio Maguirre fue declarado Monumento Histórico Nacional en el año 2002.