Buscar en este blog

Cargando...

sábado, 18 de abril de 2015

Escudo de la Primera Brigada Blindada



La Primera Brigada Blindada "Brigadier General Martín Rodríguez" es una unidad del Ejército Argentino que tiene su sede en Tandil. 

Del sitio oficial del comando de la brigada procede el encabezamiento de esta entrada, el escudo que veremos más abajo, y la información respecto de ese emblema que transcribimos (fragmentariamente) a continuación, en forma textual pero corrigiendo algunos detalles gramaticales y de estilo.



Los colores del escudo (plata y gules) "corresponden a los de la Banderola de Honor" del Comandante de la  Brigada. 

El jefe es de plata. "Representa la cabeza del hombre y se concedía por armas al caballero que era herido. En este caso, simboliza el sentido de la responsabilidad del mando, inherente a la función militar  (...) La plata (blanco) es un metal que significa la pureza, la verdad, la limpieza y la victoria, por el imperio de todo ello sobre los enemigos".

La palabra "gules" proviene "de la voz persa 'gul'  (en turco 'ghiul'), nombre de la rosa, que en Oriente es generalmente roja, color del fuego y de la sangre, correspondiente a los héroes de la guerra y a las victorias logradas con sangre. Significa fortaleza, victoria, osadía, alteza y ardid. Quienes llevan este color en sus blasones, se obligan a socorrer a los injustamente oprimidos.  Los que traen este esmalte en sus armas, están obligados a proteger la inocencia y el desamparo (las doncellas y los huérfanos)".

"Ambos, el esmalte y el color mencionados, aluden a las virtudes tradicionales militares de la integridad moral y de servicio a la Nación".






"La Cruz de San Andrés, distintiva de la Casa de Borgoña, fue insignia de los cuerpos militares españoles y se llevó en los estandartes de las primeras unidades criollas que lucharon en las invasiones inglesas. Así, en este caso, simboliza el linaje militar nacional al par que, por la analogía del dibujo, también el signo límite de una brigada.

La espuela. "Cuando los antiguos caballeros salían armados, fuese en la guerra, o en los torneos, tenían por distinción la espuela dorada, una de las primeras piezas con que equipaban al caballero, cuando le revestían en hábito de Caballería. No era permitido que ninguno calzase espuela dorada, sino los caballeros con las ceremonias dichas y los escuderos las traían plateadas. Esta parte de equipaje era tan esencial a un caballero que cuando degradaban a alguno por alguna indignidad, la primera cosa era hacerle pedazos las espuelas"  (Diccionario Militar por D. Raimundo  Sanza - Barcelona Año 1748).

En este escudo, la espuela simboliza, así, el espíritu tradicional de la Caballería, "instituto de los hombres que profesan las armas", de las cuales una fundamental fue antes el caballo, como hoy son los vehículos blindados, todo ello, instrumentos o aún continentes de un eterno y permanente espíritu de la Caballería que "antes que un arma, es un alma".

La "divisa" es una frase impresa, o lema que enuncia una declaración y manifiesta un propósito, una inclinación o un mandato, particularmente inherente a quienes detentan el escudo".  Por ello,  las armas de la Brigada de Caballería Blindada I  "expresan en su divisa, coherentemente con las piezas, color y esmalte del escudo, un propósito de acción y de vida en servicio y defensa de los valores fundamentales de la Nación, tal como también en el tiempo lo hicieran los caballeros que entonces andaban a caballo.

Para ello, ha tomado la frase que apareciera al pie de la cruz que manifestóse al Ejército de Constantino, próximo a luchar contra Majencio, "IN HOC SIGNO VINCES" ("Por este signo vencerás"), precediéndola la expresión "MORE MAJORUM" ("Como era costumbre en nuestros mayores")".

En el mapa que sigue vemos las unidades que integran la Primera Brigada Blindada, y sus escudos respectivos,  de los que esperamos poder ocuparnos con detalle, oportunamente:



Una curiosidad para terminar: en la foto que sigue (un acto en la Brigada Blindada I) el atril exhibe el escudo mencionado... que parece haberse  despegado parcialmente y luce "cabeza abajo".



viernes, 17 de abril de 2015

Escudo de Córdoba

En febrero de 2013 tuve ocasión de visitar la ciudad de Córdoba. Allí tomé numerosas fotos para este Blog.

Entre esas fotografías, hay muchas del escudo provincial, que compartiré en esta entrada, mediante estos collages.



jueves, 16 de abril de 2015

Escudo de monseñor José Calixto Gregorio Romero

Ayer, una referencia heráldica en un trabajo referido a un prócer salteño nos llevó a los ancestros de ese personaje histórico, haciéndonos viajar a la Roma papal del siglo XII.

Hoy,  y partiendo de esa  misma nota, nos referiremos al escudo episcopal del quinto Obispo de Salta, nieto del prócer.

Hablamos de monseñor José Calixto Gregorio Romero, cuyo blasón es exhibido en aquel estudio sobre Gregorio Victorio Romero González, que puede leerse, como vimos ayer, en el Portal de Salta.



Nacido en 1862 en Salta y ordenado sacerdote en la misma ciudad en 1886,  José Calixto Gregorio Romero y Juárez fue designado Obispo Titular de Thermis (Thermae Basilicae) y Auxiliar de Salta en febrero de 1914.  Pero en abril de ese mismo año falleció el entonces Obispo de la diócesis,  monseñor Matías Linares y Sanzetenea.  Por ello, en octubre del mismo año,  San Pío X promovió a Romero al cargo de Obispo de Salta.  Recibió la ordenación episcopal en febrero de 1915:  hace pocas semanas se cumplió el centenario de este acontecimiento.  Murió en 1919.

Hemos visto su escudo episcopal en blanco y negro;  ahora lo vemos en colores, del libro "Obispos de la Argentina".



Un campo de azur con el cuadrante siniestro del jefe de plata. El Corazón de Jesús, un ramo vegetal (¿será romero?), un sol de oro.  En el cuadrante de plata, el monograma de María, coronado, y acostado de dos estrellas de sable.  En el centro, una cruz dorada con Cristo crucificado.  Mitra y báculo acolados;  galero episcopal habitual de sinople.

Hay algunas diferencias entre una y otra versión del escudo. En la versión en blanco y negro se aprecia al pie el lema episcopal:  "Sinite parvulos venire ad me",   "Dejad que los niños vengan a mí" (Mt 19, 14 o textos paralelos).

miércoles, 15 de abril de 2015

Escudo del papa Urbano III

En el Portal de Salta en la Red puede leerse un extenso estudio de Carlos G. Romero Sosa sobre la figura del  teniente Gregorio Victorio Romero y González, guerrero de la Independencia y de la campaña con el Brasil, y abuelo de monseñor José Gregorio Romero y Juárez, quinto Obispo de Salta, sobre el que volveremos mañana.

Nos interesa aquí subrayar una circunstancial referencia heráldica que aparece en ese extenso trabajo.

Al hacer referencia al apellido Romero,   "lleno de tradición histórica en Salta",  el autor observa que la rama genealógica instalada en Salta no es de origen español,  sino que "desciende de un hidalgo de Francia". 

"El apellido de la familia salteña que nos ocupa, trae su origen francés, de indudable estirpe: Romeur de la Croix, apellido que fue objeto de castellanización a la forma actual recién en el siglo XVIII, en la hidalga ciudad de Salta, por parte del fundador de la familia en esta comarca, Don François Romeur de la Croix et Sevigne, desposado con una descendienta de la casa de Saravia, retoño, en sus orígenes troncales, de la altiva sangre de España mezclada con la de una Ñusta Americana, hija de Tupac Yupanky".  En su testamento,  el prócer que hoy nos ocupa afirma ser    "hijo legítimo de Don Francisco Romeur de la Croix, natural de Unchat, en el Reino de Francia, y de Doña María del Tránsito González, de este vecindario". 

Añade luego el autor: "El apellido Romeur es una derivación toponímica. Antes de ser Romeur fue Romeri y tuvo origen en Roma (...). Un vecino fijó residencia en Roma. Tal vez fuera un descendiente de Galos o de Lombardos. El vecino procreó en Roma y sus hijos fueron conocidos por “Romeri”, es decir, “hijos de Roma”, apellido de origen topónimo que, poco a poco, varió en “Rómeri”. Es así como el apellido Romeur provendría de la Ciudad Eterna, en donde, como lo atestigua una vieja tradición familiar -recogida por Monseñor José Gregorio Romero y Juárez-, en el año de 1310 de la Era Cristiana, vale decir, en los albores del siglo XIV, habitó en las riberas tiberianas el hidalgo Franco Romeri, de la añeja familia de Cribelli que dio Sumos Pontífices al trono de San Pedro, familia ésta, cuyo escudo de armas -según el Doctor Niceto Alonso Perujo- “consistía en un puerco en una criba”, de donde proviene el nombre de Cribelli".

He aquí la referencia heráldica.  El Sumo Pontífice al que alude el autor es Urbano III,  que fue papa entre 1185 y 1187, cuyo nombre de nacimiento era Uberto (o  Umberto)  Crivelli. Este es el escudo pontificio de Urbano  III:



El escudo (cuartelado de gules y azur) tiene un solo mueble, a saber, una criba:


En la célebre profecía de San Malaquías,  el lema que corresponde a Urbano III es Sus in cribo,  que se traduce como "Un cerdo en una criba".  Explica Wikipedia que "las profecías de San Malaquías se refieren a este papa como Sus in cribo (El cerdo por la criba), cita que hace referencia a su apellido, (crivelli = "criba"), y a que en su escudo de armas aparece un cerdo". Y en otro lugar  afirma Wikipedia"Uberto Crivelli (crivelli = "criba") tenía un cerdo en su escudo de armas".  Pero,  como vemos, no aparece un cerdo, sino una criba. Hay otras variantes del escudo que añaden águilas y unicornios, pero no hemos visto cerdos o puercos.

Más precisa es la referencia que aparece en la edición de la revista El Hogar de octubre de 1958. Con ocasión de la muerte de Pío XII, publica una nota sobre la profecía de San Malaquías, con todos los lemas y su correspondiente explicación. Así reza la correspondiente a Urbano III:

Sus in cribro
Urbano III, 1185
En el escudo, una criba; de la familia Crivelli y las cribas son de piel de puerco


Gregorio Victorio Romero y González,  el prócer salteño a que hace referencia el estudio que mencionamos al comienzo (y de cuya muerte se cumple hoy un nuevo aniversario) nos ha llevado hasta la Roma de los papas.  Su nieto José Gregorio Romero  Juárez,  como dijimos, fue  Obispo de Salta,  y a él nos referiremos en la entrada de  mañana.

martes, 14 de abril de 2015

Escudo de Américo Vespucio

El continente en que se encuentra nuestro país se llama América, como es sabido, por referencia al navegante y cartógrafo Américo Vespucio.

Sobre los motivos por los cuales el Nuevo Mundo lleva el nombre del florentino,  no hay absoluto acuerdo entre los historiadores. En general se acepta que la primera vez que se utilizó el nombre «América» en Europa para designar las tierras a las que llegó Colón fue en un tratado titulado "Cosmographiae Introductio", redactado por varios autores para acompañar al planisferio mural "Universalis Cosmographia", dibujado por el cartógrafo alemán Martín Waldseemüller.




En ese mapa -un fragmento del cual vemos sobre estas líneas- el nombre «América» se hallaba sobre América del Sur, que aparecía  separada de América del Norte por un paso interoceánico. La obra llamaba «América» al nuevo continente en honor a Américo Vespucio a quien se atribuía su descubrimiento. En realidad, Vespucio fue quizás el primer europeo en proponer que esas tierras eran en realidad un continente nuevo, y no parte de Asia, como pensaba Colón. 

Siguiendo la línea de los otros continentes con nombre femenino, la denominación terminó siendo América.



Pero esta Bitácora se ocupa de Heráldica. De modo que nuestro interés se centra hoy en el escudo de Américo Vespucio.



El blog "Heráldica del Nuevo Mundo y España" aporta la versión que acabamos de ver, y esta explicación: "El nombre de "Vespucci" se relaciona con las avispas (Vespa)";  por ello sus armas son de gules "con banda azur cargada de  avispas".

El escudo aparece también en esta lápida, que pertenece, no al navegante florentino, sino a su abuelo homónimo. La placa menciona el año 1471 e incluye el blasón en la típica "cabeza de caballo" de la heráldica italiana.




Publicamos esta entrada en el Día de las Américas.

lunes, 13 de abril de 2015

"Arjentina"

No se escandalice el lector por el error ortográfico del título. Porque esta entrada (apenas relacionada con la Heráldica) sólo quiere compartir la curiosidad de un monumento, en París, que lleva así escrito el nombre de nuestra Patria.


Tomó las fotos, en enero de 2014, un colega que viajó a Europa; el monumento puede verse a continuación en un plano más amplio.



Dice el autor de la foto a modo de epígrafe: "La Rep. Arjentina (con grafía del s. XIX) en la escultura que representa a América frente al museo de Orsay".  

La placa a modo de escudo que porta la dama de la escultura es el único (y leve) vínculo con la Heráldica en esta entrada, que pretende anticipar el Día de las Américas, que celebraremos mañana.

sábado, 11 de abril de 2015

Escudo del Hotel Imperial

Anteayer nos referimos al escudo del Instituto Heráldico de Buenos Aires.  El Instituto  fue presidido entre 1970 y 1980 por Juan Osvaldo Torresan, Vizconde de Montemayor de Sonora.  Ayer mostramos el escudo de Juan Osvaldo Torresan. Y hoy, siguiendo el hilo, nos referiremos a una curiosidad que hallamos en la Red.

Torresan vivía en Carlos Paz, Córdoba, al momento de suscribir el acta que mencionamos ayer, en función de la cual recibió -junto con Eduardo Cúneo de Osorio- la tarea de continuar la obra del Instituto Heráldico de Buenos Aires.

Recorriendo la Red nos encontramos (aquí) con el nombre de Juan Osvaldo Torresan en una referencia  turística al Hotel Imperial, de Carlos Paz: 

"El Hotel Imperial cuenta con más de 50 años de historia. Fue fundado en 1957 por el profesor Don Juan Osvaldo Torresan, Vizconde de Montemayor, y comenzó como una pequeña y acogedora hostería de no más de 5 habitaciones. Una gran casona de los años 50, con inmensos parques arbolados y un espíritu familiar y agradable rodeaba a la pequeña hostería atendida por sus dueños, y con cuyos huéspedes entablaban largos y duraderos lazos de amistad. Al frente mismo del Hotel se alza la casa del famoso compositor español Don Manuel de Falla, quien se alojó en las sierras cordobesas luego de su exilio europeo".

Pero aquí no acaba la cosa. Continúa la crónica diciendo que "el escudo del hotel fue otorgado a la familia el 15 de septiembre de 1966, por el príncipe de Grau-Montezuma Rifé, soberano por las órdenes de la corona Azteca, en su sede del principado de Andorra".

Ratifica esta información el sitio oficial del hotel:  

"El Imperial Hotel comenzó sus actividades, fundado por el profesor Don Juan Osvaldo Torresan, Vizconde de Montemayor, como una pequeña hostería de solo 5 habitaciones en el año 1957.
...
Nuestro escudo fue otorgado por el Príncipe de Grau-Montezuma Rifé, soberano por las órdenes de la corona Azteca, el 15 de setiembre de 1966 en su sede del principado de Andorra".

En vano hemos buscado el escudo citado en la página web del hotel y en su página de Facebook;   enviamos un correo electrónico al  hotel pidiendo información sobre el mismo, pero no obtuvimos respuesta.




Pero ¡atención! leamos a continuación lo que fue publicado en el número 44 de la revista Hidalguía, de junio de 1961:  donde se anuncia "...daremos cuenta a nuestros lectores del nuevo caso de megalomanía imperial azteca de don Guillermo de Grau y Rifé, alias Grau-Moctezuma".  Y luego se añade:



Dejamos las conclusiones en manos de los lectores.