Buscar en este blog

Cargando...

sábado, 19 de abril de 2014

Sábado Santo


No hace falta recordar la conmoción que significó, el año pasado, la elección del cardenal argentino Jorge Bergoglio como Sumo Pontífice. De inmediato surgieron varias iniciativas para rendirle homenaje y manifestarle  afecto.  

Una de esas propuestas consistió en la confección de un cáliz especialmente diseñado para el papa.  Fue presentado el Sábado Santo de 2013  en la iglesia San Cayetano de Liniers por el orfebre Adrián Pallarols (hijo), quien más tarde lo entregó  personalmente al Sumo Pontífice. La pieza fue realizada a partir de un lingote de plata de 1,320 kg. La base del cáliz tiene varias rosas y  una rosa central blanca en la parte posterior que representa a Santa Teresita, muy veneradav por el Papa. En el centro y al frente se encuentra el mapa de América del Sur y en la banda lisa de la base se puede leer el lema de Francisco: "Miserando atque eligendo". En el nudo se puede ver el Escudo Nacional flanqueado por  flores de cardo que simbolizan el campo argentino.  En el frente de la copa está la imagen de la Virgen de Lujan.



Las imágenes de esta entrada corresponden a una noticia de "La Nación" de marzo de 2013. La publicamos hoy por ser Sábado Santo.

viernes, 18 de abril de 2014

Viernes Santo

En este Viernes Santo ofrecemos tres fotos (que tomé en noviembre de 2012) de un motivo heráldico que, repetido, adorna la fachada del edificio ubicado en Las Heras y Azcuénaga. Exhibe solamente una cruz.




jueves, 17 de abril de 2014

Escudo del Congreso Eucarístico Internacional de 1934 en Olazábal 5345

La casa que exhibe el escudo que vimos ayer nos depara otra sorpresa, muy apropiada para este Jueves Santo.




Por debajo del balcón puede verse el escudo del Congreso Eucarístico Internacional de Buenos Aires. Lo vemos de nuevo en la foto que sigue, más cercana:



En una perspectiva de la bella casona,  los dos escudos

El escudo, que parece de chapa, está desgastado. Se nota el paso del tiempo.


Quizás se encuentre allí desde 1934, año en que se celebró el célebre Congreso.



Algunas de las fotos de esta entrada fueron tomadas en septiembre de 2012 por mi colega Liliana Pignataro,  que ya ha colaborado otras veces en este Blog; otras fotografías las tomé yo en octubre de 2012.



Recordar el Congreso Eucarístico de Buenos Aires es una buena manera de celebrar  el día en que el Señor nos dejó como herencia y memorial "el banquete pascual de su amor".

miércoles, 16 de abril de 2014

Fachadas: Olazábal 5345

En septiembre de 2012, una colega me acercó unas fotos de un bonito escudo que podía verse en el frente de una casona ubicada sobre la Avenida Olazábal 5345. Pocos días después fui yo mismo a ese lugar a tomar más fotografías. 



Ambas tandas de fotos están mezcladas en esta entrada.










El escudo mismo es muy sencillo y contiene dos de los elementos heráldicos más comunes, una torre y una flor de lis, separados por una barra de gules.

Pero la casona encierra otra sorpresa heráldica, que develaremos mañana. Hoy dejamos sólo esta pista:


martes, 15 de abril de 2014

"El ilustre amor": Escudo del Virrey Pedro de Melo y Portugal

Una vez más nos adentramos en el tema de la presencia de la Heráldica en la Literatura, y una vez más es Manuel Mujica Láinez, en "Misteriosa Buenos Aires", quien nos guía en ese camino.

En esta oportunidad nos referiremos al cuento titulado "El ilustre amor", el vigésimo sexto de la recopilación. 

El relato transcurre en 1797 y comienza contándonos que "En el aire fino, mañanero, de abril, avanza oscilando por la Plaza Mayor la pompa fúnebre del quinto Virrey del Río de la Plata".

Se trata del cortejo fúnebre del Virrey Pedro de Melo,  alrededor del cual se teje la trama del cuento.  No revelaremos más detalles;  sólo digamos que, como es usual en Mujica Láinez, el relato tiene repentinamente una "vuelta de tuerca" que sorprende al lector. Nos limitaremos a  transcribir el párrafo que nos interesa a los fines de esta entrada:

"Don Pedro Melo de Portugal y Villena, de la casa de los duques de Braganza, caballero de la Orden de Santiago, gentilhombre de cámara en ejercicio, primer caballerizo de la Reina, virrey, gobernador y capitán general de las Provincias del Río de la Plata, presidente de la Real Audiencia Pretorial de Buenos Aires, duerme su sueño infinito, bajo el escudo que cubre el manto ducal, el blasón con las torres y las quinas de la familia real portuguesa. Indiferente, su negra cara brilla como el ébano, en el oscilar de las antorchas".


Del libro "Blasones de los Virreyes del Río de la Plata" tomamos las dos imágenes del escudo descripto en el cuento de Manucho;  la primera, que acabamos de ver, y esta otra, que compartimos a continuación:



Habíamos visto ambas versiones del escudo en la entrada del pasado 15 de marzo. 

Allí añadíamos también que el escudo de armas de don Pedro de Melo, según la descripción de Wikipedia, es de forma ovalada y lleva "en campo de plata, cinco escudetes de azur en cruz, cada uno con las quinas de Portugal. Cada quina posee cinco roeles o monedas blancas colocadas en forma de Cruz de San Andrés. El escudo lleva dos franco cuarteles, en los cantones del jefe, que son partido de Aragón: en oro cuatro palos de gules, y partido de Sicilia: es cuartelado en aspa de Aragón y Sicilia antigua: en plata, águila de sable. Todo rodeado con una bordura de gules, llevando en jefe un lambel de oro, con seis castillos de oro, tres a cada lado. Detrás del escudo lleva la cruz de la Orden de Santiago, un águila y cuatro banderas" y además cuatro estandartes;  todo lo anterior va "en el pabellón ducal con su corona, propio del rango de Teniente General".

Y así se ve en colores, en la versión que ofrece Wikipedia:


Pedro de Melo de Portugal y Villena fue el de más noble linaje entre quienes ejercieron el cargo de Virrey del Río de la Plata. Los títulos alegados en el relato que citamos, todos verdaderos, dan prueba de ello. "Descendía de los muy altos señores Duques de Braganza", se añade aun en "Blasones de los Virreyes del Río de la Plata", obra que ratifica, además, lo que Mujica Láinez plasmó en su cuento: "...murió en Pando (ribera oriental) el 15 de abril de 1797, cuando aún no hacía sino dos años que gobernaba estos territorios. Su  cadáver, envuelto en el hábito de Santiago,  fué traído a Buenos Aires, y después de rendirle el Cabildo y la Real Audiencia los máximos honores, recibió sepultura en el convento de Madres Capuchinas de esta ciudad, conforme a la expresa voluntad del extinto".




Como dato curioso, añadamos que nuestro Virrey era hermano de Diego Melo de Portugal, Obispo de Jaén, a cuyas armas episcopales se hace referencia en dos entradas del siempre recordado  Blog de Heráldica de don José Juan Carrión Rangel (ahora reencarnado en "Crónicas Heráldicas").  Las dos entradas que hablan del tema son la del 23 de febrero de 2011 y la del día 25 del mismo mes y año. La lectura de ambas entradas es muy interesante y recomendable para comprender más acabadamente el origen de las armas que estamos compartiendo.




De allí procede esta otra descripción heráldica:

"Básicamente llevan en plata, las cinco quinas de Portugal puestas en cruz,acompañadas en los cantones superiores por dos escudetes partidos: 1º, de oro, cuatro palos de gules (Aragón); 2º, cuartelado en sotuer: primero y cuarto, de oro cuatro palos de gules, y segundo y tercero, de plata un águila exployada de sable (Sicilia). Bordura general de gules cargada de seis castillos de oro y, en jefe, un lambel de lo mismo".




No hace falta aclarar que publicamos esta entrada justamente hoy por ser el aniversario de la muerte de nuestro quinto Virrey.

lunes, 14 de abril de 2014

Fachadas: Ciudad de la Paz 810



Todavía hay fotos que tomé para este Blog en el año 2010 que aguardan su turno para ser publicadas. El lunes pasado compartimos algunas de ellas. Las de hoy fueron tomadas el mismo día que aquellas.


En este caso, se trata de un hermoso escudo ubicado sobre la entrada de la casona que se encuentra en Ciudad de la Paz 810 y que ocupa una de las esquinas del cruce de esa arteria con Teodoro García.

Además de los símbolos del campo mismo del escudo (tres torres en jefe, tres rosas, ondas...), nótense la espada y la llave que lleva acoladas.

sábado, 12 de abril de 2014

Escudo de los Vallovera

Mañana, 13 de abril, cumple 50 años mi amada esposa, Gilda Vallovera. 

Se llama Gilda en honor a su abuela Hermenegilda, nacida también un 13 de abril, quien a su vez recibió ese nombre del santo del día: San Hermenegildo, mártir del siglo VI en la España visigoda.



No está de más recordar,  de pasada,  que en honor de ese santo  monarca español fue creada en ese Reino, hace dos siglos, la Real y Militar Orden de San Hermenegildo.



Pero volvamos a nuestro tema. En celebración del 50° cumpleaños de mi esposa, dedico esta entrada a su apellido, y a contar una anécdota vinculada con su heráldica.

El apellido Vallovera no es, por cierto,  un apellido muy común. Al parecer es originario de las Baleares, o de Cataluña. Pero en la actualidad la mayoría de los Vallovera que uno puede hallar, por ejemplo, a través de Google, son de origen paraguayo -como mi señora y su familia-, incluyendo a algunos un poco más famosos, como José Dolores Vallovera (un militar que participó de la Guerra de la Triple Alianza), Albino Mernes Vallovera (Intendente de Asunción entre 1917 y 1920); o, ya en nuestro tiempo, el músico Rafael Acosta Vallovera y el general Ángel Vallovera... ambos parientes más o menos lejanos de mi esposa, como varios otros Vallovera presentes en la Red...

Puede uno encontrar diversas grafías del apellido:  Vall-llovera, Vall-llobera o Vallobera, entre otros.  En la localidad de Laguardia (en la Rioja Alavesa, ubicada en la provincia de Álava, en el País Vasco) funciona una importante bodega llamada Vallobera.




Pasemos a la Heráldica.  En un par de sitios de Internet se describen  las armas de algún linaje Vallovera: 

"En campo de plata, dos lobos de plata, cebados. Bordura de azur" (aquí); 

"Antigua y noble familia originaria de Baleares. Tiene por armas: De plata, dos lobos pasantes de sable puestos en palo" (aquí).

Estas armas son en cierto modo parlantes, puesto que "Vallovera" significa algo así como "valle de loberas"  o "valle de lobos".  




Así, por ejemplo, leemos en el sitio de un club de arquería en Paratge Vall Llobera "Estamos en un paraje llamado Vall-Llobera, por ser antiguamente habitado por lobos". 




Conocedores de mi afición por la Heráldica, mi suegros y otros familiares de mi esposa insistieron, hace unos años, en querer conocer cuál era el escudo del apellido Vallovera.  Por supuesto, di  las explicaciones del caso en el sentido de que, en rigor, no hay escudos "de apellidos" sino de linajes; sin embargo, en este caso, dado que se trata de un apellido tan poco difundido, y  que la mayoría de los Vallovera que conozco son, en alguna medida, parientes entre sí, me sentiría inclinado a pensar que todos proceden de un mismo tronco...  Sea como fuere, la verdad es que me aboqué de todos modos a la búsqueda de la información que acabo de compartir, así como de alguna imagen del blasón así descripto. De eso hace ya varios años.

En Araldis (sitio que al parecer ya no existe)  hallé entonces esta imagen del escudo de los Vallovera:




Se corresponde con la segunda de las descripciones que vimos más arriba:  De plata, dos lobos pasantes de sable puestos en palo.




Grande fue el entusiasmo de la familia de mi esposa al conocer el escudo de "los Vallovera". Les llevé a mis suegros el escudo primorosamente impreso, en esta otra versión que comparto a continuación:



Meses  después cumplía años otro familiar, de igual apellido. ¿Qué regalarle?  Surgió una idea original: el mejor obsequio sería el escudo "familiar", debidamente enmarcado. Y así se hizo. Me cuentan los que estuvieron ese día que toda la parentela quería sacarse fotos, en tal ocasión, con las armas familiares. 

Hace unos meses tuve ocasión de visitar la casa del receptor de ese original presente, y comprobé con satisfacción que lo exhibe colgado de una pared de su domicilio, como lo atestiguan las imágenes que siguen.




Es una satisfacción, desde el punto de vista heráldico, poder ver y compartir esta ostensión de las armas de los Vallovera,  apellido "de rancia estirpe", como se afirma en el libro "Eusebio Ayala" de Mariano Llano:



Así, rindiendo homenaje al apellido de mi esposa y de sus ancestros, celebro con alegría su 50° cumpleaños.